Skip to content

Caminando por fe, No por vista

En una visita a una oficina médica noté en la pared un cuadro que llamó mi atención el cual traducido al español decía: Nosotros caminamos por fe, No por vista.

Recientemente había visitado al optómetra para un chequeo de la vista, así que estaba en mi mente todavía fresca y viva la experiencia de ver las plantillas de letras en la pared que al notar este cuadro y leer lo que este decía muchos pensamientos vinieron a mi cabeza. Dios me estaba hablando, era mi propia experiencia, aunque no mi experiencia de toda la vida. Era mi experiencia reciente, luego de poner a un lado el yo y todas las variantes que me habían alejado de Dios en años anteriores cuando caminada por lo que veía y no realmente por fe.

Como mencioné antes el cuadro decía: Nosotros caminamos por fe, No por vista.

Y refería a 2 Corintios 5:7

A veces en nuestras vidas estamos tan saturados con lo que vemos a nuestro alrededor, por lo que podemos hacer y lograr por nuestros propios esfuerzos, por nuestras propias ideas de lo que es mejor, por nuestros propios planes futuros, por las tradiciones, en fin por una larga lista de situaciones, y tengo que admitir que algunas de ellas no están bajo nuestro control pero muchas de ellas sí que a veces olvidamos de donde viene nuestra fortaleza, quién provee nuestras necesidades. En fin olvidamos a Dios, olvidamos que dependemos de Él.

Caminar por fe es mucho más que sólo decir que tenemos fe, es aprender a depender de Dios, a creer, actuar y avanzar basándonos en algo que no podemos ver (al menos con nuestros ojos físicos), en fin es un proceso que para algunas personas es más difícil que para otras. Es un proceso de toda la vida.

Para caminar por fe al igual que caminó Enoc tenemos que salir de nuestra zona de “comfort” o en español “comodidad” pues muchas veces o puedo decir siempre, el hacer algo sin poder ver es un reto muy difícil, a menos que sepamos lo que vamos a hacer de memoria es como único podríamos realizarlo sin usar la vista. De igual manera en las cosas que requieren fe, sino estamos de la mano con Dios, no podremos caminar por fe, nos estarémos engañando a nosotros mismos. Pues el mismo Jesús dijo:

Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. – Mateo 17:20

La gran pregunta es, y seamos sinceros aquí ¿Cómo puedo caminar por fe de ahora en adelante si no lo he hecho antes?

La gran respuesta la encontramos en el estudio de la Palabra de Dios y la oración. Pero necesitamos ejercitar nuestra fe, o sea experimentar la TOTAL dependencia de Dios personalmente de una forma práctica y no solo por decirlo, aunque esto nos lleve a pasar por pruebas y situaciones que no necesariamente serán de nuestro agrado. Y permaneciendo en nuestra zona de “comfort” o “comodidad” no se podrá  lograr. Tenemos que ser valientes, muchas veces lanzarnos a lo desconocido (pero con la completa seguridad de que Dios cumple sus promesas) y comenzar a dar los primeros pasos, entonces Dios abrirá el camino para que podamos continuar caminando por fe.

Te recomendamos leer esta historia si en verdad quieres caminar por fe.

 


¿Tienes algo que decir sobre lo que acabas de leer? Déjanos tu comentario. Publícalo en la sección de comentarios mas abajo. ¡Nos encantaría saber de ti! y tal vez sea de ayuda para otros.

¿Quieres estar actualizado(a) de nuevas publicaciones, noticias ó historias misioneras? Suscríbete aquí! Prometemos sólo te enviaremos nuestras actualizaciones, nada de correos no deseados “SPAM” y no dejes de contactarnos para cualquier pregunta.

Dios te bendiga

Familia Febles,
Ministerio En Los Pasos De Enoc

 

Comentarios de Facebook

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *