Skip to content

Cuando creo que soy fuerte, es cuando soy débil

Todos tenemos un personaje con el cual nos identificamos, tal vez un superhéroe cuando éramos niños ó una persona de renombre por sus logros o cualidades mientras crecíamos, tal vez un personaje bíblico. De todos los personajes de la Bíblia uno con el cual me identifico en muchas situaciones de mi vida en las que consiente o inconscientemente me creo que soy fuerte y sé que muchos de ustedes tal vez también es Pedro. Tal vez tu experiencia sea la misma que la mía; cuando creo que soy fuerte, es cuando soy débil.

Reflexionemos un poco sobre la situación y experiencia de este hombre.

Andando lado a lado, y teniendo Pedro su mano en la de su Maestro, entraron juntos en el barco. Pero Pedro estaba ahora subyugado y callado. No tenía motivos para alabarse más que sus compañeros, porque por la incredulidad y el ensalzamiento propio, casi había perdido la vida. Cuando apartó sus ojos de Jesús, perdió pie y se hundía en medio de las olas.

Cuando la dificultad nos sobreviene, con cuánta frecuencia somos como Pedro. Miramos las olas en vez de mantener nuestros ojos fijos en el Salvador. Nuestros pies resbalan, y las orgullosas aguas sumergen nuestras almas. Jesús no le había pedido a Pedro que fuera a él para perecer; él no nos invita a seguirle para luego abandonarnos. “No temas—dice,—porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. Cuando pasares por las aguas, yo seré contigo; y por los ríos, no te anegarán. Cuando pasares por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. Porque yo Jehová Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador.”

Jesús leía el carácter de sus discípulos. Sabía cuán intensamente había de ser probada su fe. En este incidente sobre el mar, deseaba revelar a Pedro su propia debilidad, para mostrarle que su seguridad estaba en depender constantemente del poder divino. En medio de las tormentas de la tentación, podía andar seguramente tan sólo si, desconfiando totalmente de sí mismo, fiaba en el Salvador. En el punto en que Pedro se creía fuerte, era donde era débil; y hasta que pudo discernir su debilidad no pudo darse cuenta de cuánto necesitaba depender de Cristo. Si él hubiese aprendido la lección que Jesús trataba de enseñarle en aquel incidente sobre el mar, no habría fracasado cuando le vino la gran prueba más adelante en su vida.

¿Será que nuestra experiencia a veces es la misma que Pedro?

 


¿Tienes algo que decir sobre lo que acabas de leer? Déjanos tu comentario. Publícalo en la sección de comentarios mas abajo. ¡Nos encantaría saber de ti! y tal vez sea de ayuda para otros.

¿Quieres estar actualizado(a) de nuevas publicaciones, noticias ó historias misioneras? Suscríbete aquí! Prometemos sólo te enviaremos nuestras actualizaciones, nada de correos no deseados “SPAM” y no dejes de contactarnos para cualquier pregunta.

Dios te bendiga

Ministerio En Los Pasos De Enoc

Comentarios de Facebook

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *