Skip to content

El mensaje de los tres ángeles

Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas. 

Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.

Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.

Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús. Apocalipsis 14:6-12

El año 1844 fue un año importante. Los Milleritas tuvieron la experiencia del Gran Chasco, evento el cual los condujo a un nuevo estudio a fondo de las profecías sobre la Segunda Venida de Jesús. El entendimiento nuevo que resultó de ese estudio de las Escrituras llevó a la creación de la iglesia Adventista del Séptimo día. Ese mismo año, Charles Darwin completó un resumen de sus ideas sobre “La evolución por selección natural”. Lo llamó un resumen, pero era más como un pequeño libro. Darwin no publicó su “resumen” ese año, sin embargo. También en 1844, Robert Chambers publicó un libro de forma anónima, “Los vestigios de la historia natural de la Creación”. Este libro habló sobre la posibilidad de cambios evolutivos durante largos períodos de tiempo. Se ha dicho que este libro tuvo más impacto que el libro de Darwin, unos 15 años después.  La reacción del público fue tan intensa al trabajo de Chambers que Darwin no publicó su trabajo por unos 15 años más.

La ironía es obvia: el nacimiento de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, con su énfasis en los seis días de la creación bíblica, coincidió con la presentación pública del pensamiento evolutivo. ¿Fue esto una coincidencia? No lo creo. Fué cumplimiento profético.

Los Adventistas del Séptimo día tienen el encargo de presentar un mensaje especial para el mundo, que nosotros llamamos “los mensajes de  los tres ángeles” de Apocalipsis 14:6-12.

Los tres mensajes se siguen uno tras el otro, y eso es porque hay un mensaje común entre ellos.

El Primer Ángel

El primer ángel (Apoc. 14:6) dice que tiene el “evangelio eterno”.

El evangelio es la buena noticia de salvación, que es necesaria debido a la caída del hombre. La historia de la creación forma la base para entender la caída:

Por tanto, como a través de un hombre el pecado entró en el mundo, y la muerte por el pecado, y así la muerte pasó a todos los hombres, porque todos pecaron. Romanos 5:12, 1 Tim. 2:13-14

El mensaje del primer ángel consiste de dos partes. La primera parte es (parafraseado): “Teme a Dios y dadle gloria, por su juicio”. La segunda parte es (de nuevo parafraseado): “adoración al que creó”.

El mensaje del primer ángel se podría resumir en la siguiente oración:

Teme a Dios, por el juicio,adora a Dios a causa de la creación.

El temer a Dios es mostrar reverencia a Él, e implica la adoración:

¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado. Apocalipsis 15:4

El juicio es uno de los actos justos de Dios. ¿Por qué consideramos que la sentencia viene como “buena noticia” (Evangelio)?

El “temer” a Dios significa darle reverencia o adoración. Dios es digno de adoración porque Él es el Creador y Juez.

Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas. Apocalipsis 4:11

Ser Creador demuestra la autoridad de Dios y le da el derecho para juzgar.

La historia bíblica de la creación es que los seres humanos fueron creados perfectos, en la imagen de Dios. Debido a su mala elección propia, cayeron en el pecado. Dios no podía excusar sus pecados y permanecer justo, así que en lugar, Dios mismo, en la persona de Jesucristo, vino a la tierra para morir en nuestro lugar.  Así, Dios pudo ser justo y el justificador del que cree (Romanos 3:26).  Esto significa que la salvación es solo por gracia por medio de la fe (Efesios 2:8).

La sentencia de la humanidad está estrechamente vinculada con la historia de la creación. Nuestra responsabilidad se basa en el hecho de que en la creación los seres humanos eran perfectos. Sin una caída de la perfección, no hay rendición de cuentas a Dios por el pecado, y no hay necesidad de un Salvador. La sentencia incluye la rendición de cuentas de la situación del mundo (Apocalipsis 11:18).

El Segundo Ángel

El mensaje del segundo ángel afirma (Apocalipsis 14:8) que “ha caído Babilonia”. ¿Por qué el segundo mensaje llega sólo después del primer mensaje?  ¿Podría el rechazo del primer mensaje ser el paso final en la caída de Babilonia? Babilonia representa las religiones del mundo caídas, incluyendo las iglesias de la cristiandad que se han alejado de Cristo. La iglesia es impura. La fornicación implica que algo está tomando el lugar de Cristo. Las Escrituras a menudo representan la relación entre Cristo y la iglesia como un matrimonio (Apocalipsis 19:6-9, la cena de las bodas del Cordero). El esposo (Cristo) es identificado como el Creador en Isaías 54:5. Este texto sugiere que la sustitución con algún otro creador sería fornicación. Cualquier iglesia que hace esta elección ha caído. El mensaje del segundo ángel puede ser considerado como una respuesta a la reacción del mundo cristiano al mensaje del primer ángel con respecto a la creación y el juicio.

En la historia bíblica de la creación, Adán y Eva fueron creados perfectos. Su caída introdujo el pecado y la muerte en este mundo. Jesús, como Creador y Juez, Se ofreció a sí mismo como un sacrificio expiatorio para nuestra salvación. La salvación es, pues, puramente una cuestión de gracia, sólo podemos aceptarla como un regalo, o rechazarla.

Jesús vino a la tierra para mostrarnos cómo vivir. Si estamos impresionados por su vida, si somos capaces de imitarlo, y, si nos esforzamos lo suficiente, podemos calificar para la salvación. Jesús nos dio un ejemplo de cómo ganar la salvación.

¡El tipo de perfección no es suficiente! No hay manera de que podamos ganar nuestra propia salvación. Hacemos buenas obras, no para ser salvados, sino porque ya somos salvados. Babilonia se basa en la justicia por las obras. El cielo es solo un regalo de la gracia.

La Biblia tiene malas noticias sobre el tipo de evangelio que enseña Babilonia: no importa cuan duro trabajes, no importa cuánto tu vida se asemeja a la vida de Jesús, no es suficiente.

El mensaje del segundo ángel se podría resumir en la siguiente oración:

No te dejes engañar con el mensaje de la mayoría de las iglesias llamadas “cristianas”, estudia la palabra de Dios con oración, y si estás en una iglesia donde lo que se enseña no está de acuerdo con la Biblia, sal de ahí. Busca la verdadera iglesia que Dios ha puesto en el mundo con el verdadero mensaje de salvación.

El Tercer Ángel

El mensaje del tercer ángel (Apocalipsis 14:9-12) es una advertencia: “No adoren a la bestia ni reciban su marca.” Los que ignoran esta advertencia se enfrentarán al juicio y el castigo. Observe la palabra “adoración”, también vinculada con el juicio. El adorar a la bestia en lugar de Dios sería fornicación espiritual. La marca de la bestia es una señal de la fornicación espiritual y una caída espiritual. Esta caída se produce como resultado del rechazo del mensaje del primer ángel: adora a Dios el Creador, y acepta su oferta de declararte “no culpable” en la sentencia. Al parecer, los que rechazan el mensaje del primer ángel se unirán para “marcar” a los que no están de acuerdo con ellos. Incluso usarán fuerza para evitar que alguien acepte el mensaje de los tres ángeles.

Entendemos que la adoración de la bestia y la recepción de su marca implica una controversia que involucra el Sábado (séptimo día).  La observancia del Sábado o séptimo día se basa en el relato bíblico de la creación de seis días (Éxodo 20:11). Al observar el Sábado, somos testigos y damos prueba de nuestra aceptación del mensaje del primer ángel: adorar al Creador. Al aceptar el Sábado somos testigos de que aceptamos la Biblia como la máxima autoridad. Al adorar a Dios y guardar el Sábado demostramos que aceptamos la salvación por gracia solamente, basándose únicamente en los méritos del sacrificio expiatorio de Jesús.

Desacreditar a la historia de la creación eliminará la base de la observación del sábado, y mucho más. ¿Qué mejor forma de destruir el séptimo día que desacreditar el hecho de que Dios creó todo en seis días y descansó en el séptimo (la creación)?  ¿Y qué propósito de una sentencia si no hay caída en el pecado?

El mensaje del tercer ángel se podría resumir en la siguiente oración:

Acepta y guarda el verdadero día de reposo (el séptimo día Sábado establecido por Dios en la creación). No aceptes el falso día de reposo (el domingo establecido por la bestia). Adorar y aceptar este día falso será lo que decidirá si serás salvo para vida eterna o si te perderás para siempre.

El Mensaje de los tres ángeles: justicia por la fe solamente

El mensaje unificado de los tres ángeles es la justificación por la fe. La justicia viene por la fe en la muerte vicaria de Jesucristo. Esta muerte es necesaria porque Dios, en Su justicia, no pudo excusar la caída de nuestros primeros padres, Adán y Eva. La caída de Adán y Eva fue el resultado de su propia elección por creer en sus sentidos en lugar de creer en la palabra de Dios. El término “caída” implica un estado anterior mejor. Adán y Eva no fueron creados a través de un proceso de mejora gradual, fueron creados en un estado de perfección sin pecado. La historia de su creación se encuentra en Génesis 1.

Algunos nos instan a aceptar otra historia de la creación, que está más en armonía con las ideas de los principales científicos y teólogos. Es impopular aceptar las palabras de un libro viejo en lugar de las ideas más recientes de la ciencia. Para aquellos que nos instan a abandonar nuestra fe en la creación de seis días del Génesis, debemos decir – Cuénteme la historia de Jesús y de la salvación.  ¿La ciencia tiene una historia que incluye a Jesús y la salvación?  Sólo la Biblia nos muestra el camino a la salvación y la base de ese camino.

El mensaje de los tres ángeles revela a Jesús como Creador, Abogado en el juicio, y Redentor. Esta es la razón por la cual la historia de la creación de Génesis es tan importante. Génesis presenta la descripción más detallada que figura en la Escritura de la creación de nuestro mundo. La historia de la creación es la base para la adoración de Dios, la razón de su autoridad en el juicio, y la controvertida cuestión detrás de la marca de la bestia. El registro de la creación en Génesis es un tema unificador de los mensajes de los tres ángeles.

En vista de la importancia de la creación y el diluvio en relación a los mensajes de los tres ángeles al final de los tiempos, es sensato considerar la alerta de Pedro sobre los burlones en los últimos días:

Sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación. Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua; pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos. 2 Pedro 3:3-7

Según Pedro, los burlones negarán tanto la creación como el diluvio. Esto está sucediendo ahora, no sólo en el mundo, sino incluso dentro de la iglesia. Los mensajes de los tres ángeles, se deben dar, incluso en una atmósfera de escepticismo. Cuándo todo el mundo sea amonestado, entonces vendrá el fin. Entonces el Creador volverá a ejercer su poder en la creación, esta vez para restaurar lo que se perdió a causa del pecado. Pero, según su promesa, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva, en los que habite la justicia. (2 Pedro 3:13)

Vea este documental sobre este mensaje.

 

 

Hasta ahora hemos tenido un pequeño estudio bíblico para comenzar, hemos preparado esta página web con ese propósito, el llevarte de la mano como si estuviéramos en un estudio bíblico personal.

Te invitamos a aprender más sobre este pueblo profético que Dios a puesto en el mundo con la verdad presente para este tiempo en que vivimos. Haz Clic aquí para continuar.