Skip to content

El séptimo día Sábado: el verdadero día de reposo

Instituído por Dios en la creación, escrito con el dedo de Dios en las tablas de piedra y recordado a Moisés en la cima del monte Sinaí, guardado por los discípulos de Jesús y la iglesia temprana, pero olvidado por la mayoría con el pasar del tiempo.

El Sábado es el sello de Dios. El mensaje de los tres ángeles, es el último mensaje de advertencia de Dios para el mundo. En esta advertencia final de Dios encontramos un llamado a adorar al Creador.

Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas. – Apocalipsis 14:6-7

 

El llamado a adorar de Apocalipsis 14:7 nos trae de regreso al mandamiento del Sábado, el cual Dios apartó específicamente por asuntos santos:

Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó. – Éxodo 20:8-11

El Sábado ha sido mayormente olvidado por muchas personas. ¿Por qué? Muchos han sido engañados en cuanto a cuál es el verdadero día de reposo, veamos más sobre este día, oprima las preguntas a continuación.

Sabado2 Sabado3 Sabado4

> Ver serie en video “El Séptimo Día”