Skip to content

La paz y la seguridad

Otro beneficio de vivir en el campo es una vida tranquila, sin prisa y más segura. Cuando se vive en la ciudad, desde la hora en que nos levantamos andamos en una carrera, de prisa todo el día. El tiempo no nos da para nada y pareciera como si necesitáramos días de 48 o para algunos hasta de 72 horas. Nunca hay descanso verdadero. Esta carrera diaria nos pone a veces en situaciones difíciles y peligrosas. La criminalidad y los peligros que corremos en las calles de la ciudad cada día aumentan más.

 

 

Comentarios de Facebook

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *