Skip to content

Remedios naturales

 

Y dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé simiente; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su simiente esté en él, sobre la tierra: y fue así. Y produjo la tierra hierba verde, hierba que dá simiente según su naturaleza, y árbol que dá fruto, cuya simiente está en él, segun su gé-nero: y vio Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana el día tercero. Génesis 1:11-13


Remedios: Hiervas | La razón | Descanso | Agua | Ejercicio | Arcilla

¿Cual es la diferencia entre una droga medicinal y una hierba?

Las hierbas contienen una variedad de compuestos químicos puestos allí por Dios. A través de los siglos, se ha descubierto que muchas hierbas son muy buenas para tratar problemas físicos. Las drogas medicinales son diferentes. Para poder patentizarlas para venta y lucro exclusivo, las drogas medicinales no pueden poseer las fórmulas exactas que se encuentran en hierbas. Mas bien, contienen varias combinaciones de químicas hechos por el hombre (químicos sintéticos). Debido a ésto, de cierto grado u otro, siempre son tóxicas. El hígado, riñones, y otros órganos frecuentemente sufren a causa de eso.

Preparación y uso

Hoy en día podemos encontrar una variedade de hierbas medicinales que podemos usar como remedios naturales.

¿Sabías que puedes usar tus flores, raíces, semillas, cáscaras, resinas, y hojas que tienes en tu propia casa?

Es una bendición de Dios que podamos usar una gran variedad de ellas como medicamentos naturales. Es importante almacenar las hiervas correctamente para mayor duración en bolsas de papel en algún lugar fresco y seco.

Las hierbas son beneficiosas para niños, adultos, personas de mayor edad, e incluso los animales.

En la preparación de hierbas se usan varios métodos. Ver descripción de cada uno de los métodos.

  1. Infusión (empapado)
  2. Decocción (hirviendo)
  3. Tintura
  4. Extracciones de líquido
  5. Hierbas concentradas
  6. Cápsulas (polvo seco)
  7. Tabletas
  8. Electuario

Las hiervas se pueden aplicar usando distintos métodos. Ver descripción de cada uno de los métodos.

  1. Fomento
  2. Cataplasma
  3. Los emplastes
  4. Aceites
  5. Duchas
  6. Pelotillas

Hierbas de mayor uso

Uno de los problemas más grandes que la gente tiene cuando desean usar hiervas es – ¡Dónde empezar! Existen tantas. ¿Cuáles son las más importantes para el botiquín?

Aquí te presentamos una lista de las hiervas que más se usarán. Ver más detalles sobre cada una de estas hiervas.

Las cinco hierbas más valiosas:

  1. Cayenne
  2. Carbón (activado)
  3. Ajo
  4. Goldenseal
  5. Menta

Las siguientes más valiosas:

  1. Echinacea
  2. Cáscara sagrada
  3. Nébeda
  4. Pelo de elote
  5. Lúpulo

Las siguientes:

  1. Consuelda
  2. Semilla de linaza
  3. Gengibre
  4. Olmo baboso
  5. Witch hazel

Las siguientes:

  1. Lobelia
  2. Mirra
  3. Casquete
  4. Verbena
  5. Trébol rojo

Las siguientes diez:

  1. Manzanilla
  2. Amapola amarilla
  3. Dong quai
  4. Eufrasia
  5. Raíz de regaliz
  6. Frambuesa roja
  7. Squaw vine
  8. Valeriana
  9. Cáscara de cerezo salvaje
  10. Ñame salvaje

Las siguientes veinte:

  1. Bérbero
  2. Black cohosh
  3. Raíz de bardana
  4. Chaparral
  5. Cramp bark
  6. Clavos
  7. Diente de león
  8. Fenogreco
  9. Gordolobo
  10. Avena
  11. Perjil
  12. Llantén
  13. Raíz de pleuresía
  14. Psyllium
  15. Salvia
  16. Sasafrás
  17. Cáscara de roble blanco
  18. Ajenjo
  19. Milenrama
  20. Malva silvestre.

Volver al menu de remedios

El uso de otros remedios

La enfermedad no sobreviene nunca sin causa. Descuidando las leyes de la salud se le prepara el camino y se la invita a venir. Muchos sufren las consecuencias de las transgresiones de sus padres. Si bien no son responsables de lo que hicieron éstos, es, sin embargo, su deber averiguar lo que son o no son las violaciones de las leyes de la salud. Deberían evitar los hábitos malos de sus padres, y por medio de una vida correcta ponerse en mejores condiciones.

Los más, sin embargo, sufren las consecuencias de su mal comportamiento. En su modo de comer, beber, vestir y trabajar, no hacen caso de los principios que rigen la salud. Su transgresión de las leyes de la naturaleza produce resultados infalibles, y cuando la enfermedad les sobreviene, muchos no la achacan a la verdadera causa, sino que murmuran contra Dios. Pero Dios no es responsable de los padecimientos consiguientes al desprecio de la ley natural.

Dios nos ha dotado de cierto caudal de fuerza vital. Nos ha formado también con órganos adecuados para el cumplimiento de las diferentes funciones de la vida, y tiene dispuesto que estos órganos funcionen armónicamente. Si conservamos con cuidado la fuerza vital, y mantenemos en buen orden el delicado mecanismo del cuerpo, el resultado será la salud; pero si la fuerza vital se agota demasiado pronto, el sistema nervioso extrae de sus reservas la fuerza que necesita, y cuando un órgano sufre perjuicio, todos los demás quedan afectados. La naturaleza soporta gran número de abusos sin protesta aparente; pero después reacciona y procura eliminar los efectos del mal trato que ha sufrido. El esfuerzo que hace para corregir estas condiciones produce a menudo fiebre y varias otras formas de enfermedad.

Los remedios racionales

Cuando el abuso de la salud se lleva a tal extremo que remata en enfermedad, el paciente puede muchas veces hacer por sí mismo lo que nadie puede hacer por él. Lo primero es determinar el verdadero carácter de la enfermedad, y después proceder con inteligencia a suprimir la causa. Si el armónico funcionamiento del organismo se ha perturbado por exceso de trabajo, de alimento, o por otras irregularidades, no hay que pensar en remediar el desarreglo con la añadidura de una carga de drogas venenosas.

8maravillasdietasanafoto4La intemperancia en el comer es a menudo causa de enfermedad, y lo que más necesita la naturaleza es ser aliviada de la carga inoportuna que se le impuso. En muchos casos de enfermedad, el mejor remedio para el paciente es un corto ayuno, que omita una o dos comidas, para que descansen los órganos rendidos por el trabajo de la digestión. Muchas veces el seguir durante algunos días una dieta de frutas ha proporcionado gran alivio a personas que trabajaban intelectualmente; y un corto período de completa abstinencia, seguido de un régimen alimenticio sencillo y moderado, ha restablecido al enfermo por el solo esfuerzo de la naturaleza. Un régimen de abstinencia por uno o dos meses convencerá a muchos pacientes de que la sobriedad favorece la salud.

Volver al menu de remedios

El descanso

descansoAlgunos enferman por exceso de trabajo. Para los tales, el descanso, la tranquilidad, y una dieta sobria son esenciales para la restauración de la salud. Los de cerebro cansado y de nervios deprimidos a consecuencia de un trabajo sedentario continuo, se verán muy beneficiados por una temporada en el campo, donde lleven una vida sencilla y libre de cuidados, cerca de la naturaleza. El vagar por los campos y bosques juntando flores y oyendo los cantos de las aves, resultará más eficaz para su restablecimiento que cualquier otra cosa.

Volver al menu de remedios

El agua (hidroterápia)

Estando sanos o enfermos, el agua pura es para nosotros una de las más exquisitas bendiciones del cielo. Su empleo conveniente favorece la salud. Es la bebida que Dios proveyó para apagar la sed de los animales y del hombre. Ingerida en cantidades suficientes, el agua suple las necesidades del organismo, y ayuda a la naturaleza a resistir a la enfermedad. Aplicada externamente, es uno de los medios más sencillos y eficaces para regularizar la circulación de la sangre. Un baño frío o siquiera fresco es excelente tónico. Los baños calientes abren los poros, y ayudan a eliminar las impurezas. Los baños calientes y templados calman los nervios y regulan la circulación.

hotfootbath2Pero son muchos los que no han experimentado nunca los benéficos efectos del uso adecuado del agua, y le tienen miedo. Los tratamientos por el agua no son tan apreciados como debieran serlo, y su acertada aplicación requiere cierto trabajo que muchos no están dispuestos a hacer. Sin embargo, nadie debería disculpar su ignorancia o su indiferencia en este asunto. Hay muchos modos de aplicar el agua para aliviar el dolor y acortar la enfermedad. Todos debieran hacerse entendidos en esa aplicación para dar sencillos tratamientos caseros. Las madres, principalmente, deberían saber cuidar a sus familias en tiempos de salud y en tiempos de enfermedad.

Volver al menu de remedios

El ejercicio

La acción constituye una ley de nuestro ser. Cada órgano del cuerpo tiene su función señalada, de cuyo desempeño depende el desarrollo y la fuerza de aquél. El funcionamiento normal de todos los órganos da fuerza y vigor, mientras que la tendencia a la inacción conduce al decaimiento y a la muerte. Inmovilícese un brazo, siquiera por algunas semanas, suélteselo después y se verá cuanto más débil resulta que el otro que siguió trabajando con moderación durante el mismo tiempo. Igual efecto produce la inacción en todo el sistema muscular.

ejercicio-grupoLa inacción es causa fecunda de enfermedades. El ejercicio aviva y regula la circulación de la sangre; pero en la ociosidad la sangre no circula con libertad, ni se efectúa su renovación, tan necesaria para la vida y la salud. La piel también se vuelve inactiva. Las impurezas no son eliminadas como podrían serlo si un ejercicio activo estimulara la circulación, mantuviera la piel en condición de salud, y llenara los pulmones con aire puro y fresco. Tal estado del organismo impone una doble carga a los órganos excretorios y acaba en enfermedad.

No se debe alentar a los inválidos a que permanezcan inactivos. Cuando ha habido mucho exceso de alguna actividad, el descanso completo por algún tiempo prevendrá a veces una grave enfermedad; pero al tratarse de inválidos crónicos, raras veces se impone la suspensión de toda actividad.

Los que han quedado quebrantados por el trabajo mental deberían desechar todo pensamiento fatigoso; pero no se les debe inducir a creer que todo empleo de las facultades intelectuales sea peligroso. Muchos se inclinan a considerar su estado peor de lo que es. Esta idea dificulta el restablecimiento y no debería favorecerse.

Hay pastores, maestros, estudiantes y otros que hacen trabajo mental, que enferman a consecuencia del intenso esfuerzo intelectual, sin ejercicio físico compensativo. Estas personas necesitan una vida más activa. Los hábitos estrictamente templados, combinados con ejercicio adecuado, darían vigor mental y físico a todos los intelectuales y los harían más resistentes.

haz-del-ejercicio-una-prioridad1A los que han sobrecargado sus fuerzas físicas no se les debe aconsejar que desistan por completo del trabajo manual. Para que éste sea lo más provechoso posible, debe ser ordenado y agradable. El ejercicio al aire libre es el mejor; pero debe hacerse gustosamente y de modo que fortalezca los órganos débiles, sin que nunca degenere en penosa faena.

Cuando los inválidos no tienen nada en que invertir su tiempo y atención, concentran sus pensamientos en sí mismos y se vuelven morbosos e irritables. Muchas veces se espacian en lo mal que se sienten, hasta figurarse que están mucho peor de lo que están y creer que no pueden hacer absolutamente nada.

En todos estos casos un ejercicio físico bien dirigido resultaría un remedio eficaz. En algunos casos es indispensable para la recuperación de la salud. La voluntad acompaña al trabajo manual; y lo que necesitan esos inválidos es que se les despierte la voluntad. Cuando la voluntad duerme, la imaginación se vuelve anormal y se hace imposible resistir a la enfermedad.

La inacción es la mayor desdicha que pueda caer sobre la mayoría de los inválidos. Una leve ocupación en trabajo provechoso, que no recargue la mente ni el cuerpo, influye favorablemente en ambos. Fortalece los músculos, mejora la circulación, y le da al inválido la satisfacción de saber que no es del todo inútil en este mundo tan atareado. Poca cosa podrá hacer al principio; pero pronto sentirá crecer sus fuerzas, y aumentará la cantidad de trabajo que produzca.

El ejercicio es provechoso al dispéptico, pues vigoriza los órganos de la digestión. El entregarse a un estudio concentrado o a un ejercicio físico violento inmediatamente después de comer entorpece el trabajo de la digestión; pero un corto paseo después de la comida, andando con la cabeza erguida y los hombros echados para atrás, es muy provechoso.

No obstante todo cuanto se ha dicho y escrito respecto a la importancia del ejercicio físico, son todavía muchos los que lo descuidan. Unos engordan porque su organismo está recargado; otros adelgazan y se debilitan porque sus fuerzas vitales se agotan en la tarea de eliminar los excesos de comida. El hígado queda recargado de trabajo en su esfuerzo por limpiar la sangre de impurezas, lo cual da por resultado la enfermedad.

Los de hábitos sedentarios deberían, siempre que el tiempo lo permitiera, hacer ejercicio cada día al aire libre, tanto en verano como en invierno. La marcha a pie es preferible a montar a caballo o pasear en coche, pues pone en ejercicio mayor número de músculos. Los pulmones entran así en acción saludable, puesto que es imposible andar aprisa sin llenarlos de aire.

En muchos casos este ejercicio es más eficaz para la salud que los medicamentos. Los médicos recetan muchas veces un viaje por mar, o alguna excursión a fuentes minerales, o un cambio de clima, cuando en los más de los casos si los pacientes comieran con moderación, y con buen ánimo hicieran ejercicio sano, recuperarían la salud y ahorrarían tiempo y dinero.

Volver al menu de remedios

La arcilla 

28178697El uso de la arcilla o arena como barro, lodo o fango para solucionar una diversidad de problemas de salud y bellesa es conocido desde tiempos inmemorables, ya la reina Cleopatra de Egipto usaba el barro negro que traía desde muy lejos, en ese entonces, del mar muerto hacia Egipto, para sus baños de belleza o de piel. El uso de la arcilla como medio terapéutico es usado en las poblaciones campesinas y olvidado en las grandes urbes; se le usa para curar muchas enfermedades, en aplicaciones externas como emplastos o de manera interna tomando via oral una cucharita de arcilla en un vaso de agua. Existen según su color, varios tipos de arcillas (blancas, verdes, rojas, negras, etc.), y que por lo tanto varían en su composición (caolinita, illita, montmorillonita, bentonita, atapulguita, etc.); es menester saber que tipo de color de arcilla es mejor en la aplicación para determinada enfermedad, lo cual explicaremos más adelante. En cambio el uso de la arena es principalmente de aplicación externa, similar a la arcilla, con algunas variaciones.

La arcilla es un mineral o un grupo de minerales, que se presentan en conjunto formando una roca sedimentaria llamada lutita, constituída por muchos minerales provenientes de fuentes magmaticas (volcánicas o intrusivas), metamórficas o sedimentarias. Desde un punto de vista químico, las arcillas mas conocidas están compuestas por silicato de alúmina hidratado; acompañados de muy variados óxidos minerales, aunque por su cantidad cabe destacar el hierro, el silicio, el aluminio o el magnesio.

La mezcla de arcilla con agua (líquidos o extractos de plantas) da lugar a la formación de un barro o fango. La aplicación de este barro con propiedades terapéuticas también son conocidas como Arcilloterápia, Barroterápia, Fangoterápia o Geoterápia. El barro es una fuente formidable de energía y salud cuyas sales minerales son una necesidad vital de nuestro organismo; su uso frena la proliferación de microbios y bacterias patógenas (cuerpos parasitarios), a la vez que favorece la reconstitución celular sana. Actúa en el foco de la enfermedad, efectuando una limpieza completa, así como la evacuación de los elementos nocivos.

La arcilla fue usada por los médicos egipcios, hace 2,000 años, contra las inflamaciones y el reuma. En Grecia Hipócrates la usaba para aliviar el dolor. En la antigüedad también fue usada por romanos y árabes. Durante la primera guerra mundial los médicos alemanes y austriacos usaron la arcilla por vía oral para casos de disentería, fiebre tifoidea y cólera con buenos resultados. En la actualidad es usada por los campesinos para curar las heridas de sus animales aplicándoles un emplasto de barro sobre la herida; algunos animales cuando tienen heridas usan el barro “embarrándose” en el y eso cura sus heridas, de aquí la aplicación de los campesinos y su uso muy difundido entre ellos.

Propiedades medicinales de la arcilla

Todas las arcillas contienen en su bioquímica los minerales y oligoelementos indispensables a todo ser vivo, desempeñando importantes funciones en el cuerpo. La arcilla aporta sílice (agente remineralizador y antitóxico, importante en el sistema vascular, nervioso, respiratorio y óseo, actua sobre las fibras elásticas y en la regeneración de los tendones y la piel), magnesio (fundamental para el crecimiento de los huesos, permite la correcta asimilación del calcio, drena el hígado, es estimulador biliar, antiséptico y antioxidante, activa la regeneración celular y calma y reequilibra psíquicamente), calcio (importante en la formación y conservación de los huesos, dientes y tendones, imprescindible en la coagulación sanguínea y en la regulación del sistema nervioso), potasio (complementa la función del sodio), manganeso (forma parte de muchas enzimas y provoca la acción de otras en procesos antioxidantes y de producción de energía), hierro (produce glóbulos rojos en la sangre, favorece la circulación y oxigenación del organismo e interviene en la generación de energía) y zinc (necesario para el sistema inmunológico, es inprescindible para el crecimiento, la formación de tejidos y la maduración sexual masculina). El selenio y el litio ayudan a ralentizar el envejecimiento.

Las arcillas tienen muchas propiedades medicinales o curativas, entre las que podemos mencionar:

  1. Antibacteriano, Antiinfecciosa, Antiséptica o Desinfectante: Reducen la posibilidad de infección o putrefacción (pus). Es un gran germicida que destruye las bacterias.
  2. Cicatrizante y regeneradora: Cura y cicatriza las heridas en la piel y heridas en órganos internos.
  3. Depurativa, Descongestionante y Desintoxicante: A causa de su poder de absorción y/o adsorción de las sustancias tóxicas, purifica el organismo y la sangre (depurativa).
  4. Desinflamante: Usado como antiinflamatorio en heridas externas, edemas y golpes, como emplasto; y para heridas internas por vía oral.
  5. Radiactivo: Este es el poder regenerador de la arena (en las playas) por su capacidad de absorber las radiaciones negativas. También absorbe el exceso de radioactividad en caso de exceso; y estimula radioactividad donde esta es deficiente tendiendo al equilibrio.
  6. Remineralizante: A causa de su contenido múltiple en minerales de todo tipo.
  7. Revitalizante: Regula el sistema endocrino y estimula la piel, actuando como tónico corporal.

Usos de la arcilla

1- Uso externo

tratamientos-de-fangoterapia

La arcilla o arena se puede usar como barro para uso externo, ya sea como emplastos, cataplasmas o compresas, según el problema a tratar y según la reacción del paciente a este método natural. También se puede hacer baños de arcilla, gargarismo o fricciones con arcilla seca.

 

Limpieza dental – Sangrado de encias

Mojar el cepillo, poner la arcilla en el cepillo como si fuera pasta dental y cepillar  los dientes.

Propiedades: 

  • Limpieza dental
  • Blanqueamiento de los dientes (usar arcilla blanca)
  • Quita el sarro
  • Desinfecta encias
  • Cicatriza heridas

Baños de arcilla

Se coloca en una bañera 2 tazas de arcilla, realizamos el baño de 30 a 40 minutos; puede ser baños en agua fría o caliente.

Emplastos de barro

Es la forma más común de uso de la arcilla. Es la aplicación de la arcilla como barro directamente sobre la zona a tratar.

Cataplasma de barro

Es la forma de aplicación de la arcilla de manera indirecta sobre la piel, primero se cubre la piel con un trozo de tela, gasa, etc y luego se agrega el barro encima. No hay contacto del barro con  la piel. El barro se puede preparar con agua, que es la manera mas común, pero también con zumos, caldos, aguas terapéuticas, esencias, etc.

Para preparar la cataplasma de barro, primero se prepara el barro o fango, luego hay que verter la arcilla machacada o en polvo, en un tazón de madera, loza o vidrio (evitar usar metal o plástico). Cubrir con agua de manantial (sin cloro) hasta formar el barro con una consistencia en forma de lodo o fango o masa, sin ser demasiada espesa o muy fluida. Sobre la zona afectada o adolorida extender una tela bastante gruesa o gasa, luego con una espátula de madera para extender el barro en grosor de 2-3 cm. El barro no esta en contacto con la piel. Esto es lo que se llama la cataplasma. La cataplasma se puede dejar aplicada durante unos minutos, unas horas, o incluso toda una noche. Después de la aplicación, y una vez seca, retírela con cuidado y lave la zona con agua tibia. No emplee alcohol ni colonia. Tire la arcilla, pues habrá recogido sustancias nocivas para el organismo. Nunca se debe reutilizar esta arcilla. Existen dos tipos de cataplasmas según su temperatura, una fría y otra tibia que se utiliza para tonificar o revitalizar

La cataplasma fría se aplica a estados febriles, congestionado, inflamado o caliente (como el bajo vientre). Normalmente se calienta en seguida al contacto con la piel. Cambiar una vez esté caliente. No se asuste, al principio del tratamiento puede ser necesario cambiar la cataplasma cada cinco o diez minutos.

El otro tipo de cataplasma es la tibia, que se aplica cuando tiene como objetivo la revitalización general, o de un órgano en particular, reconstrucción ósea (fractura, descalcificación) o sobre el hígado, los riñones o la vejiga, sobre todo en caso de cistitis (evitar las mujeres embarazadas). Hay varios métodos para calentar la arcilla. El más sencillo consiste en dejar la mezcla de agua y arcilla bajo el sol o cerca de un radiador. Evitar el contacto con una fuente de calor, pues la desnaturalizaría. Otro modo consiste en calentar la mezcla al baño María, pero es más difícil conseguir el punto. Si se trata de descongestionar un órgano en especial, de paliar un estado agudo inflamatorio o infeccioso, las primeras aplicaciones deben dejarse mientras la cataplasma no moleste, generalmente toda la noche. Si lo despierta porque la cataplasma está demasiado caliente o molesta, esto quiere decir que esta ya ha hecho su trabajo y ha absorbido lo que podía. Resista la tentación de aplicar otra cataplasma: correría el riesgo de fatigar el organismo.

Compresas de barro

A veces es preferible, sobre todo al comenzar el tratamiento cuando se teme una reacción secundaria al uso de cataplasmas, o en caso de lesiones infectadas, es mejor aplicar una compresa de barro. La preparación de una compresa es muy simple. Se elabora una mezcla con más agua y menos arcilla, de manera que quede una mezcla fluida. Se sumerge en ella una tela o toalla (de material natural, no sintético) que debe quedar impregnada de una fina capa de arcilla. Aplicar la compresa en la zona elegida y cúbrala con otra tela seca. Sosténgala con una tira de tela ligera. En general, es suficiente aplicar la compresa media o una hora, exceptuando la noche, en la que se puede dejar varias horas.

Fricciones o empolvados

Se recomienda la arcilla fina para el empolvado de los bebés. Es más eficaz que el talco, raramente natural, y se puede usar en rasguños, dada su acción desinfectante, unida a su capacidad de regeneración rápida de tejidos. Incluso se puede usar para eccemas o incluso psoriasis.

Gargarismo

Se disuelve una cucharadita de arcilla para uso interno en ½ vaso de agua destilada o mineral.

2- Uso interno

internoLa arcilla también es usada como ingesta por las personas para curar diversas enfermedades, siendo las mas conocidas para gastritis y ulceras, con una efectividad asombrosa. Es recomendable al inicio de cualquier tratamiento de arcilla para uso interno, consumir solo como agua arcillosa: agregue o mezcle el agua con la arcilla y remueva, luego deje reposar por 10 minutos, finalmente tome el agua arcillosa, dejando en el fondo del vaso la arcilla sedimentada; esta forma de tratamiento de tomar agua arcillosa, puede hacerlo por una semana o dos, hasta que el organismo no sienta ninguna alteración; si el tratamiento es mas largo se puede pasar al segundo plan, que es tomar toda el agua y toda la arcilla, o sea remover bien el agua y la arcilla y tomarlo de un solo golpe sin dejarlo reposar. Puede hacer una primera cura de tres semanas, suspéndala durante una semana y vuelva a empezar el tratamiento en caso necesario. Lo ideal sería tomarla una semana si y otra no, pero depende de la dolencia. Dele tiempo a su organismo a deshacerse de los residuos que lo colman.

Una dosis aconsejable es tomar 1 – 2 cucharaditas de arcilla, diluidas en una vaso de agua, al día. En caso de infecciones intestinales (colibacilosis, gastroenteritis, etc.) o afecciones del tubo digestivo (úlcera duodenal o estomacal, enteritis) la dosis puede aumentarse hasta tres o cuatro cucharaditas de café al día. En la mayoría de los casos pueden bastan las dosis indicadas. Todos recomiendan usar cucharas de madera o plástico,  menos las de metal.

Principales arcillas utilizadas en terapias:

En la actualidad existen principalmente cuatro tipos de arcillas medicinales, reconocidas por el geólogo Jorge Valera; de ellas la mas importante y conocida es la montmorillonita y/o bentonita, luego otra muy usada es la caolinita,  aparte hay dos mas de poca aplicación medicinal la iilita y atapulguita.

1. Arcilla Verde (Montmorillonita o Bentonita)

arcilla_verdeLa arcilla verde (o marrón, parda o gris) es la mas fácil de encontrar, tienen un pH 7, son principalmente de la variedad de la montmorillonita (muy rica en magnesio), bentonita o atapulguita. Son reconocidas por sus propiedades desintoxicantes,  remineralizantes y absorbentes.  En el Perú es usada con mucha efectividad en los problemas gastrointestinales (bentonita, chaco, sur de Perú). Se emplea para remineralizar y drenar, por vía externa a modo de emplastos o cataplasmas espesas y por vía interna en forma de agua arcillosa para beber.

Estas son sus propiedades medicinales:

  • Absorbente: Efecto drenante en infecciones purulentas, absorbe los edemas.
  • Adsorción: Ejerce una acción depurativa, una acción digestiva de adsorción de gases y toxinas.
  • Antiséptica: Destruye los agentes patógenos sin agredir los tejidos sanos lindantes.
  • Catalizador: Actúa como catalizador de las funciones vitales (por su riqueza en oligoelementos).
  • Cicatrizante: Por su contenido en sílice, aluminio y zinc regenera los tejidos y suaviza las cicatrices.
  • Estimulante: Las sales minerales pueden dar lugar a un aumento de la tensión arterial.
  • Hemostático: Actúa sobre el tiempo de coagulación.
  • Reequilibrante: Aporta suficientes sales minerales para permitir al organismo recuperar las defensas naturales.
  • Remineralizante: Transmite al organismo las sales minerales necesarias para su equilibrio biológico.
  • Sedante: Posee una acción calmante en dolores locales o generales de origen inflamatorio o traumático.

La arcilla verde es  aplicado en estas enfermedades; abscesos, acné, furunculosis, quemaduras, queloides, eccema, psoriasis, herpes, sabañones, onicomicosis, estrías, celulitis, anemia, astenia, anginas, sinusitis, aftas, artralgia, artritis, artrosis, mialgia, dorsalgia, lumbalgia, ciática, osteoporosis, traumatismos y contusiones, tendinitis, gota, estreñimiento, diarrea, esofagitis, úlcera gástrica y gastroduodenal, hernia de hiato, gastritis, aerofagia, litiasis biliar, hemorroides, gingivitis, hepatitis, migrañas, neuralgia del trigémino, amenorrea, dismenorrea, blenorragia, menopausia, inflamación urinaria y úlceras varicosas. En cosmética natural se usa en formulaciones para cabellos y pieles mixtas y grasas; también en mascarillas para pieles acneicas y para pieles fatigadas y envejecidas. Se usa conjuntamente la vía interna y la tópica; en el resto de patologías sólo se usa la vía tópica.

2. Arcilla Blanca (Caolinita)

arcilla_blancaLa arcilla blanca es conocida como caolinita (raramente atapulguita), esta compuesta por un silicato de aluminio (silicio y aluminio), de pH 5, cuyo nombre proviene del primer yacimiento conocido, situado en China, en Kao Ling; ocurre por la  descomposición de rocas graníticas. Su principal propiedad es la adsorción de las sustancias nocivas; otras propiedades son su activad antibacteriana, antiinflamatoria y cicatrizante.  Entre sus propiedades esta también la de un  poder absorbente más débil que la arcilla verde, debido a que contiene menos iones. Tiene la particularidad de tener un pH ácido (pH 5 en lugar de pH 7 de la arcilla verde) lo que la hace más aceptable para ciertos organismos. También es usada como cicatrizante, vía externa, por su contenido en aluminio.

Es aplicada en las siguientes enfermedades; absceso, onicomicosis, psoriasis, alopecia, quemaduras, queloides, cloasma gravídico, cicatrices, cuperosis, eccema, seborrea, amenorrea, anemia, ansiedad, anorexia, blefaritis, bronquitis, contractura muscular involuntaria, hidrartrosis, aerofagia, dermatitis del pañal, diarrea, estreñimiento, parásitos intestinales, cistitis, hipertensión arterial, impétigo, lentigo, cuperosis (acné rosáceo), mialgias, piernas cansadas, piodermitis, gingivorragia, estomatitis, boqueras, flemones. Se usa en productos de belleza para cabellos y pieles secas y envejecidas, sensibles y como cicatrizante y antiarrugas, en uso externo, debido a su alto porcentaje de aluminio; ayuda a aclarar las manchas de la piel. Propiedades: exfoliante, nutriente y relajante.

3. Arcilla Roja

imagesLas arcillas rojas deben su color a la presencia de un mayor contenido de óxidos e hidróxidos de hierro (presencia de minerales de oligisto y hematita); además contienen silicato de magnesio o de aluminio; en general son de origen  volcánico. Por su contenido en silicato de aluminio tiene propiedades antiácidas. Es altamente reconocida por su acción antiinflamatoria y descongestiva, sin mencionar sus virtudes para reequilibrar la circulación sanguínea y contribuir a la eliminación de la molesta fatiga crónica. Es una arcilla menos absorbente que la arcilla verde. Como uso externo le ayuda  a la piel provocando una  excelente regeneración celular; cabe destacar que esta es altamente recomendada para personas con problemas como la celulitis y heridas abiertas. Se puede usar para abscesos, anemia, lactancia materna (parar la secreción), aftas, celulitis, contusiones, callos, eccema, dolores musculares, problemas hepáticos, herpes, edemas, pies fríos (problemas circulatorios), transpiración excesiva, prurito, psoriasis, senos dolorosos. En cosmética natural se usa en acné, cabellos y pieles mixtas, forúnculos, grasas y en cuperosis (acné rosáceo).

4. Arcilla Negra

arcilla_negraEs una de las arcillas usadas en la antigüedad, ya la Reina de Egipto, Cleopatra lo usaba para sus tratamientos de belleza, usaba la arcilla del mar muerto. En su composición tiene un buen porcentaje de hierro y  magnesio, además de material orgánico.  Tiene propiedades cicatrizantes, regeneradoras de células muertas, absorbentes,  astringente, sedante, antiespasmódica, descongestionante;  las mascarillas de arcilla negra tienen un efecto vitalizante en la piel, dejando una piel lisa, proporcionándole tersura y luminosidad.   Como uso interno es muy adecuada para combatir: ansiedad, insomnio, estrés depresión, neurosis, fracturas, colitis nerviosa, trastornos menstruales, pereza intestinal, golpes (internos – externos), afecciones de médula ósea, inflamación de la próstata, afecciones en huesos como fisuras, gran regulador de temperatura del organismo. Como uso externo esta indicada también en piel flácida, poros abiertos, parálisis facial, revitaliza, reafirma, tonifica, fortalece y relaja.