Skip to content

Las leyes de la salud

¿Sólo ocho leyes que obedecer?

¡Qué alivio en comparación con este mundo en que vivimos, donde existen leyes sin fin! Pero no te dejes engañar por la simplicidad de estas leyes, ya que en ellas se encuentra el secreto de la verdadera salud.

Cuando nos damos cuenta de que Jesús quiere que seamos sanos, y que Él nos ha dado leyes para obtener y mantener una buena salud, entonces nuestros corazones responden a esas leyes con un interés y deseo genuino.

La Biblia está llena de advertencias que nos dicen que debemos mantener la salud y el bienestar. Es la intención de Dios que seamos un “sacrificio vivo”. Pero ¿cómo lo podemos hacer?, pues honrándolo con nuestro cuerpo, absteniéndonos de cosas dañinas y teniendo moderación de aquellas cosas que son buenas.

¿Conoces el secreto para una buena salud?

La Biblia tiene la respuesta:

Porque la vida de la carne en la sangre está. Levítico 17:11

Si deseas tener buena salud, debes tener sangre buena y pura. Todas las leyes de la salud son importantes por que ellas le ayudan al cuerpo a producir buena sangre, a purificarla y a llevarla a todas partes del cuerpo. No sería beneficioso tener buena sangre si esta no puede circular y llegar a todas las partes del cuerpo. La meta principal para tener buena salud es tener buena sangre y perfecta circulación.

Aquí les presentamos cada una de estas leyes y veremos como ellas se relacionan con la buena salud.

Estudie estas leyes con cuidado, porque usted encontrará que ellas, por la gracia de Dios, le añadirán muchos años de vida!

Empiece a practicarlas hoy y verá lo bien que se sentirá!

Escoja de la lista a continuación para aprender sobre cada ley:

  • LUZ SOLAR – purifica la sangre y mata bacterias.
  • AIRE PURO – provee oxígeno, que es la “comida” de las células, la cual les llega a través del flujo sanguíneo.
  • ALIMENTACIÓN – produce sangre saludable, la cual producirá un cuerpo saludable.
  • EJERCICIO – limpia la sangre.
  • DESCANSO – ayuda a reparar las células del cuerpo.
  • TEMPERANCIA – mantiene la sangre libre de substancias dañinas, y evita que se obstruya con tóxicos cuando comemos en exceso.
  • AGUA PURA – limpia los tejidos a través del flujo sanguíneo.
  • CONFIANZA EN DIOS – brinda emociones positivas que tienen efectos en las hormonas que viajan a través del sistema circulatorio.

 

 

Comentarios de Facebook

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *