Skip to content

La controversia

MUCHOS LÍDERES DE IGLESIAS y políticos están unidos debatiendo sobre la legislación del domingo como día de descanso. Hoy en día, se están haciendo grandes esfuerzos para ganar influencia en los círculos ejecutivos y legislativos del gobierno federal de los Estados Unidos con el fin de promulgar leyes para la observancia del domingo como un día nacional de descanso. La idea no es totalmente religiosa, pero está apoyada por el papa (Roma, el sistema papal, entiéndase la iglesia católica) y las iglesias protestantes con una preocupación sobre el bienestar de la familia americana. Esta misma idea se repite en otras partes del mundo y con el mismo pretexto.

Es irónico ver que se este promoviendo este tipo de legislación si tenemos en cuenta lo que se ha dicho por los líderes de las iglesias cristianas en diferentes momentos de la historia. Teniendo en cuenta esto, también es irónico ver cual era la práctica de los cristianos a lo largo de la historia.

En palabras aún más fuertes (ver artículo original que se publicó el 7 de julio de 1998 en la página de internet del diario “Detroit News”), el papa Juan Pablo II pidió que se tomasen medidas más estrictas para asegurar que se observase un día de descanso, y para castigar a aquellos que no lo observen. Por supuesto, el día que él quería que se observase es el domingo, sin importar la opinión de nadie. El papa Benedicto XVI continuó con esta idea y en el presente el papa Fransisco sigue con la misma.

En julio de 1998, el papa Juan Pablo II, en su carta apostólica “Dies Domini, dijo que aquellos que transgredan el día Domingo deben ser castigados como “herejes – (ver artículo publicado en el Detroit News, 7 de julio de 1998).

Actualmente, el Vaticano está pidiendo a las autoridades civiles que cooperen con la Iglesia en la legislación del domingo como día nacional de descanso.

“Las autoridades civiles deben ser instadas a cooperar con la iglesia en el mantenimiento y fortalecimiento de la adoración pública de Dios, y para apoyar con su propia autoridad las normas establecidas por los pastores de la iglesia. En efecto, es sólo de este modo que los fieles entenderán por qué es el domingo y no el sábado el día que ahora mantenemos como santo” – Catecismo Romano, 1985, énfasis añadido.

Como ya vimos al comienzo de ésta página, además de lo que los líderes de las iglesias cristianas han dicho sobre esto en diferentes momentos de la historia veamos unas últimas declaraciones a continuación. Nota: si no leyó el enlace sobre lo que los líderes de iglesias han dicho le recomendamos tomar un momento y leerlo, oprima aquí.

Alguien admite que ha cambiado la ley de Dios

En un boletín de la iglesia católica, se dijo lo siguiente: “Tal vez el cambio más revolucionario que la Iglesia haya hecho, sucedió en el primer siglo (en realidad sucedió en el siglo IV). El día santo, el Sábado, fue cambiado del Sábado al Domingo. El Día del Señor “Dies Domini” fue elegido, y no por ningún mandato que  se indique en las Escrituras, sino por que la Iglesia siente que tiene poder para hacer este cambio… La gente que piensa que las Escrituras deben ser la única autoridad, lógicamente deben convertirse en [adventistas del séptimo día], y mantener el Sábado santo.” – Santa Catalina Iglesia Católica Sentinel, Algonac, Michigan, 21 de mayo, 1995.

No hay apoyo bíblico

“El domingo es una institución católica y su pretensión de cumplimiento puede ser defendida únicamente en principios católicos… De principio a fin en las Escrituras no hay un solo pasaje que garantiza la transferencia de la adoración pública semanal del último día de la semana al primero.” – Catholic Press, Sydney, Australia, 1900.

Marca de la Autoridad

“El domingo es nuestra marca de autoridad… La iglesia está por encima de la Biblia, y esta transferencia de la observancia del sábado es una prueba de ello.” – The Catholic Record, London, Ontario, 1 de septiembre de 1923.

Un Catecismo

  • “Pregunta: ¿Qué día es el día de reposo?”
  • “Respuesta: El sábado es el día de reposo.”
  • Pregunta: ¿Por qué observamos el domingo en vez del sábado?
  • “Respuesta: Nosotros observamos el domingo en lugar del sábado porque la Iglesia Católica en el Concilio de Laodicea (336 A.D.) transfirió la solemnidad del sábado al domingo.” – Catecismo de la Conversión de la doctrina católica, por Peter Geiermann, 50.

¿Qué piensa usted?

¿Es necesario ser obligado a guardar el domingo de una manera contraria a lo que usted cree? ¿Debe usted ser castigado por su creencia en cuanto a aceptar o rechazar ese día? ¿Es esto algo que el gobierno federal debe legislar?

Todo esto estaba previsto hace muchos años por los hombres que escribieron la Biblia. Para ver lo que está sucediendo y cuales son los poderes detrás de todo esto, haga clic aquí.

 

El sábado será la gran piedra de toque de la lealtad; pues es el punto especialmente controvertido. Cuando esta piedra de toque les sea aplicada finalmente a los hombres, entonces se trazará la línea de demarcación entre los que sirven a Dios y los que no le sirven. Mientras la observancia del falso día de reposo (domingo), en obedecimiento a la ley del estado y en oposición al cuarto mandamiento, será una declaración de obediencia a un poder que está en oposición a Dios, la observancia del verdadero día de reposo (sábado), en obediencia a la ley de Dios, será señal evidente de la lealtad al Creador. Mientras que una clase de personas, al aceptar el signo de la sumisión a los poderes del mundo, recibe la marca de la bestia, la otra, por haber escogido el signo de obediencia a la autoridad divina, recibirá el sello de Dios.

Hasta ahora se ha solido considerar a los predicadores de las verdades del mensaje del tercer ángel como meros alarmistas. Sus predicciones de que la intolerancia religiosa adquiriría dominio en los Estados Unidos de Norteamérica, de que la iglesia y el estado se unirían en ese país para perseguir a los observadores de los mandamientos de Dios, han sido declaradas absurdas y sin fundamento. Se ha declarado osadamente que ese país no podría jamás dejar de ser lo que ha sido: el defensor de la libertad religiosa. Pero, a medida que se va agitando más ampliamente la cuestión de la observancia obligatoria del domingo, se ve acercarse la realización del acontecimiento hasta ahora tenido por inverosímil, y el tercer mensaje producirá un efecto que no habría podido producir antes. – El Conflicto de los Siglos, p. 591

 

APRENDA MÁS SOBRE EL SÁBADO BÍBLICO