Skip to content

Los herejes

Para los que no recuerdan o no saben lo que fué la Inquisición, que la mayoría de los expertos estiman cobró la vida de miles de personas, esta era una forma común de castigo en la que el transgresor debía ser quemado vivo en una ceremonia llamada el “auto de fe”. Esta fue una de las fiestas más sagradas y famosos de la Iglesia católica romana: la quema de herejes.

Ver más información sobre la Inquisición

 

A quién se debe temer

Jesús nos dice en Mateo capítulo 6 lo siguiente:

26 Así que, no los temáis; porque nada hay encubierto, que no haya de ser manifestado; ni oculto, que no haya de saberse.

27 Lo que os digo en tinieblas, decidlo en la luz; y lo que oís al oído, proclamadlo desde las azoteas.

28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.

29 ¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre.

30 Pues aun vuestros cabellos están todos contados.

31 Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos.

32 A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos.

33 Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.