Skip to content

Los rayos del sol

Una fábrica milagrosa trabaja justo debajo de tu piel. Y cuando los rayos ultravioletas del sol la tocan, esa fábrica entra en función.

Es un sistema de máxima maravilla, y sin el mismo, la vida no se mantendría por una sola hora.

Hay millones de glóbulos rojos fluyendo constantemente, a través de muy pequeños vasos sanguíneos, hacia cada parte de tu piel. Y también existen pequeñas glándulas lubricantes justo debajo de la piel, que los químicos llaman esteroles. Al caer sobre ellas los rayos solares, ciertas substancias allí ubicadas, llamadas ergosteroles, quedan irradiadas y transformadas en vitamina D. Y ésta, llevada a todas las partes de tu cuerpo, te provee huesos fuertes, dientes, y uñas.

Pero nos estamos adelantando a nuestra historia, la fascinante historia de lo que uno de los dones de Dios, el sol, puede hacer por tí.

Cada cosa viviente en nuestro mundo depende del sol. Sin el sol, nada podría vivir. La luz solar está compuesta de ondas de energía de varios tipos. Enfocaremos nuestra atención en los rayos visibles, junto a los rayos infrarojos y ultravioletas. Aquí, aprenderás algo de este milagro que el sol puede hacer por tí; y de cómo te proporciona mejor salud y aún una perspectiva más positiva hacia la vida.

En 1877, dos investigadores, Downes y Blunt, descubrieron que el sol puede destruir las bacteria dañinas. Hoy se usa para curar infecciones bacterianas. La luz solar sobre el cuerpo reduce dramáticamente la alta presión arterial, reduce el colesterol sanguíneo, reduce el excesivo alto nivel de azúcar en la sangre, y aumenta la cantidad de células blancas.

La adecuada cantidad de sol sobre el cuerpo reducirá el ritmo respiratorio, y hará que la respiración se normalice, se haga más profunda, y aun más fácil. La velocidad cardíaca se reducirá, y después de un buen ejercicio físico, retornará a lo normal en tiempo más corto que lo acostumbrado. La luz solar aumenta la capacidad de la sangre para transmitir más oxígeno y llevarlo a los tejidos del cuerpo. Aun una sola exposición a la luz ultravioleta del sol, aumentará en gran manera el contenido de oxígeno en la sangre. Y este efecto continuará por varios días. Pacientes de asma bronquial que apenas podían respirar, pudieron respirar libremente después de un baño solar.

Es de interés, que muchos de estos efectos benéficos del sol son aumentados si se combinan el baño solar y un programa regular de ejercicio físico. Por ejemplo, la fatiga y el agotamiento tienden a aminorarse, y la capacidad para trabajar se aumenta. Se sabe que parte de ésto se debe a un incremento en el contenido de glucógeno en la sangre y músculos después del baño de sol y del ejercicio.

La fuerza del corazón se normaliza y se profundiza. La velocidad del pulso se reduce porque el músculo cardíaco está bombeando más sangre con cada latido. Ésto hace que el corazón descanse más entre cada latido. Y sin embargo la cantidad de sangre emitida se aumenta en un promedio del 39% por varios días después de un baño solar. Mucha gente se preocupa de su presión arterial, sin embargo el tomar regularmente baños de sol sobre el cuerpo, reduce esa presión. Los baños solares por sí mismos reducirán la presión arterial en un promedio del 8%; y combinados con el ejercicio físico, la reducen a un 15%.

Para que se preocupan del azúcar sanguínea porque padecen de diabetes se ha descubierto que la exposición a los rayos del sol ejerce un efecto tipo insulínico sobre el cuerpo, reduce el azúcar en la sangre. Y lo hace exactamente en proporciones apropiadas. Aquellos que no tienen problemas de diabetes, experimentan casi ningún cambio en los niveles de azúcar, mientras que los diabéticos experimentan una considerable reducción. Ahora se sabe que esta reducción es causada por el hecho de que la luz solar sobre el cuerpo hace que el nivel de glucógeno (azúcar almacenada) se aumente a través de la economía corporal, causando así una reducción del azúcar en la sangre. Los niveles altos de almacenamiento de glucógeno en el cuerpo hacen que exista más energía para períodos más largos de actividad física, con más resistencia y menos fatiga. (Advertencia: Un diabético que toma baños de sol debiera reducir el uso de insulina, no sea que inyecte demasiada.)

En cuanto al estrés. Todos encaramos tensiones y problemas a través del día. La luz solar puede ayudarnos para lidiar más fácilmente contra éso. Existe un profundizado sentido de bienestar como resultado, y por la noche se experimenta un sueño reparador. Te sientes mejor y vives mejor. Debido a un mejor relajamiento, las crisis de la vida son afrontadas con menos dificultad. La luz solar sobre el cuerpo tanto calma los nervios como aumenta la adrenalina. Este relajamiento no es meramente mental; también es físico. Los pacientes con problemas gástricos y de úlceras duodenales, han mejorado bajo los efectos benéficos de los rayos del sol.

La riqueza de descubrimientos científicos sobre el poder restaurativo del sol sigue en aumento. La luz solar reduce el colesterol en la sangre, el exceso de colesterol es uno de los problemas que conlleva a enfermedades cardíacas y arteriales. El hecho básico y subyacente de esta verdad se remonta hasta el año 1904, cuando fue descubierto que la luz solar transforma al colesterol que se encuentra justo debajo de la piel en vitamina D. Debido a la gran cantidad de colesterol debajo de la piel, cuando se lo transforma mediante la luz solar en vitamina D, el otro colesterol que se encuentra en el torrente sanguíneo es llevado a estos lugares para sustituir al que fue eliminado, reduciendo así al colesterol del torrente sanguíneo. Los investigadores ahora saben que cuando el colesterol es eliminado de la sangre, el colesterol que se encuentra guardado en las plaquetas depositadas en las paredes de las arterias, toma su lugar. El resultado es una reducción benéfica de los peligrosos depósitos de colesterol que provocan el endurecimiento arterial que a su vez conlleva al arresto cardíaco. A las dos horas después de un baño solar, ocurre una reduclción promedio del 13% en el colesterol sanguíneo humano.

Investigaciones realizadas en 1970 en Rusia, descubrieron que los baños de sol ayudan a pacientes de arterioesclerosis cerebral. El mejorado desempeño mental y de la memoria, indica que esos perjudiciales depósitos en los vasos sanguíneos fueron reducidos por la exposición a los rayos del sol.

De paso, un descubrimiento que salió de esta experiencia y de otros experimentos rusos, fue el hecho de que los pacientes fueron más ayudados por exposiciones cortas y frecuentes al sol, que por exposiciones más largas y menos frecuentes. La prueba de ésto fue mostrada en los electrocardiogramas: casi el doble en mejoría en los que recibieron rayos solares más frecuentes y más cortos.

Evidencia dramática de la importancia de luz solar sobre el cuerpo se encuentra en el hecho de que razas de piel oscura sufren más de ciertas enfermedades que las razas de piel clara. De todas las razas, la negroide es la más suceptible al raquitismo. La solución es la vitamina D, pero para poder fabricarla en el cuerpo, los negros tienen que exponer sus cuerpos por más tiempo que las razas de piel clara.

Porque los negros requieren más luz solar sobre sus cuerpos para mantener buena salud, ellos tienden a padecer más de ictericia, alta presión arterial, tuberculosis, y diabetes.

Los baños de sol se emplean también como principio curativo en el tratamiento de la tuberculosis. La tuberculosis de la piel, del hueso, y los pulmones, puede ser tratada con helioterapia (baños solares).

Infecciones tipo estreptococo han sido reducidas cuando la luz solar regularmente llega a la piel. En 1929, el Doctor Ude introdujo los baños solares a Estados Unidos para el tratamiento de la erisipela (una infección estreptococal de la piel). Pero en 1938, se descubrió la penicilina y muchos investigadores se apartaron de la “luz solar,” y volcaron su atención a las drogas “de maravilla”. Pero los muchos y perjudiciales efectos secundarios de dichas drogas medicinales, muy pocas veces se manifestarán cuando se toman los baños de sol.

Las infecciones tipo hongo en los pies y los dedos, son especialmente tratadas con los rayos del sol. Tantas diferentes bacterias y virus existen como para que no sea ni sabio ni seguro el tratar de vacunar contra las mismas. Pero la luz solar sobre el cuerpo es parte de la mejor solución para muchos de estos problemas.

Las enfermedades infecciosas incluyen muchos problemas físicos que se extienden desde el resfriado común hasta la gripe, y hasta la peligrosa meningitis espinal.

Cuán importantísimo es que nos aseguremos el recibir con frecuencia los vitales rayos del sol que nuestros cuerpos tanto necesitan para poder mantener la buena salud.

Algunos creen que todos los problemas de la humanidad se deben a gérmenes, y otros piensan que los gérmenes no presentan problema alguno mientras se viva correctamente y se coma de manera sana. Estamos bien de acuerdo que el correcto vivir es el más importante de todos, pero los gérmenes en el agua y el aire ambiental no siempre son imperjudicables.

En 1935, Daryl Hart notó la frecuencia con la cual se desarrollaban infecciones en personas que recién habían tenido intervenciones quirúrjicas. Él pensó que quizás gérmenes en el aire pudieran haber causado contaminación durante la operación. Ubicó vasijas de laboratorio en una sala de operación, por una hora, durante una operación, y encontró 78 colonias de estafilococo en un sólo lugar. ¿Había alguna forma en que esos gérmenes en el aire podrían haber sido destruidos? El Doctor Hart instaló luces de rayos ultravioletas en la sala y descubrió que todos los gérmenes, incluyendo los muy peligrosos, fueron destruidos en un lapso de diez minutos, aun los encontrados a distancia de ocho pies. Y ésto sucedió aun cuando las luces eran tan bajas, en intensidad, que se necesitó ochenta minutos para que la piel clara se enrojeciera. Un experimento similar se llevó a cabo en un centro naval de entrenamiento, en el cual luces ultravioletas de muy baja intensidad fueron instaladas en las barracas. El resultado fue una reducción al 25% de infecciones respiratorias entre los reclutas que usaron dichos cuartos para dormir.

Advertencia: Por favor, ¡no ponga lámparas tales en su dormitorio! Son demasiado altas en intensidad, y los ojos quedarán perjudicados. Más bien, abra las cortinas y deje que entre la luz del sol. Pues se ha establecido científicamente que la luz solar reduce el peligro de la transmisión de enfermedades en el aire. Las lámparas solares deben usarse con el mayor cuidado y por sólo unos pocos segundos a la vez.

La purificación del agua ahora se está realizando con rayos solares. La clorinización destruye muchas enfermedades causadas por el agua mala, pero el cloro tiene ciertos efectos carcinogénicos (que causa cáncer). Los investigadores ahora están recurriendo a eso de la irradiación con luz ultravioleta.

Las cuatro infecciones bacteriales causadas por el agua son: cólera, tifoidea, disentería bacilar, y la hepatitis. Se ha demostrado que la luz solar puede destruir tal bacteria encontrada hasta cierta profundidad, si el flujo de agua es lo suficiente lento como para que las irradiaciones ultravioletas puedan alcanzar la bacteria y tratarla con efectividad.

¿Qué en cuanto a gérmenes en la piel?

La exposición a los rayos del sol aumenta la resistencia de la piel a las enfermedades. Ésto se realiza cuando los rayos destruyen directamente la bacteria sobre la piel. Las ondas ultravioletas más cortas, son las más capaces de destruir bacteria, y en particular, no penetran debajo de la piel. Pero las ondas más largas también matan gérmenes, aunque en grado menor, y penetran a mayor profundidad.

La luz solar no sólo mata directamente la bacteria en la piel, sino ¡transforma los aceites naturales de la piel en agentes bactericidas! Aun los vapores que salen de estos irradiados aceites de la piel, son capaces de matar bacteria.

La psoriasis y el acné son dos enfermedades comunes de la piel. Ambas están siendo tratadas con luz solar. La luz solar mantiene la psoriasis bajo control, y el poder purificador de estos rayos ayuda a esterilizar el acné, y llevarle una curación más rápida.

La luz solar también fortalece el sistema inmunológico. Ésto se debe en parte al hecho de que cuando los rayos del sol llegando al cuerpo, aumentan el número de células blancas. Éstas son las células guerreras que resisten la infección, al destruirla dondequiera que se encuentre en el cuerpo. Existe una particular célula blanca que es el más poderoso destructor de gérmenes: el linfocito. La ciencia ahora ha llegado a la conclusión de que la luz solar aumenta el número de linfocitos más que cualquier otro tipo de célula blanca.

La producción de anticuerpos, tan importante para una exitosa resistencia a la infección, también aumenta en gran manera después de baños solares. Ésto se debe al hecho de que son los linfocitos, ante todo, quienes producen los anticuerpos, tales como las muy importantes gama globulinas. En animales de laboratorio, este aumento de anticuerpos puede durar por dos o tres semanas.

Los neutrófilos, células blancas algo comunes, son muy importantes. Se la pasan siempre dentro del cuerpo tragando bacteria, hongos, y otros invasores malos. Después de una exposición al sol, los neutrófilos son, en alguna manera desconocida, estimulados para tragar la bacteria con mayor velocidad. Los experimentos de investigadores han descubierto que esta rapidez en la acción fagocitaria, se duplica después de un baño solar.

¿Habéis notado que la gente está más propensa a contraer resfriados durante los meses de invierno, y durante temporadas de reducida luz solar?

Un estudio interesante relacionado a este hecho es el de los primeros exploradores de la zona polar. Después de pasar meses en esos helados lugares con tan poca luz solar, siempre desarrollaban infecciones del tracto respiratorio superior al regresar a casa. La falta de luz solar por ocho meses había debilitado su sistema inmunológico, y sus anticuerpos y las células blancas habían sido reducidas considerablemente.

Y, desde luego, la luz solar también afecta los huesos.

En niños que no reciben suficiente luz solar, la vitamina D que se necesita para calcificar los huesos, no está presente en cantidades apropiadas para que el cuerpo deposite calcio en los huesos, haciendo que se doblen más fácilmente. En adultos, cuando no hay suficiente vitamina D en el cuerpo, el calcio sale de los huesos y se tornan más blandos.

En una investigación, más de 800 niños fueron estudiados, y se notó que padecían de más cavidades dentales durante los meses invernales y primaverales que durante los meses del verano. La reducida luz solar en el invierno sería aquí un factor. Sin embargo, también debe notarse que esos niños probablemente comían menos verduras frescas, vegetales, y frutas durante los meses invernales. Ésto también afectaría la correcta metabolización de vitamina C y calcio, ambos importantes para obtener buenos huesos y dientes.

Los recién nacidos y los niños, en partes del mundo con menos luz solar, tienen la tendencia a desarrollar ictericia. Fue una enfermera en Inglaterra quien primero descubrió que la luz solar podía eliminar el problema. Dos pruebas de sangre tomadas de la misma criatura, una a poco tiempo después de la primera, trajo el asunto a la atención de la ciencia médica. El baño de luz solar administrado por la enfermera, señora Ward, a esa criatura, cambió dramáticamente su condición.

Estudios adicionales revelaron que la luz solar, llegando a través de vidrio, podía en forma parcial, pero no tan efectivamente, ayudar a los niños con ictericia.

La ictericia en adultos puede ser causada por un número de factores diferentes; y los rayos del sol parecen ayudar en cada caso.

Pero de toda la luz accesible, ninguna hay tan saludable para el cuerpo humano como la luz solar de pleno espectro tomada al aire libre.

Fue hace siglos que primero se descubrió el valor benéfico de la luz solar en el tratamiento del artritis. Muchos ejemplos de ésto pueden citarse, pero la lección a aprender es ésta: Si se padece de artritis, tómense baños de sol.

La enfermedad “gota” también puede ser tratada con luz solar. Se piensa que los rayos ultravioletas aumentan la excreción del ácido úrico.

La luz solar también ayuda a cicatrizar las heridas. Bajo su influencia, se sanan mejor y más rápidamente. La razón se debe en parte a que existe un mayor suministro de sangre al área herida cuando los rayos del sol caen sobre esta área. Otra razón es el efecto purificador de los rayos solares. Pero existen otros factores de los cuales aún no estamos plenamente percatados.

La luz solar, que puede sanar heridas, también puede ayudar en el tratamiento de llagas y úlceras de la piel. Personas mayores pueden desarrollar tales problemas debido a la inadecuada circulación sanguínea. La luz solar aumenta la circulación.

Un inusual desarrollo en la investigación sobre luz solar involucra lo de los químicos venenosos. Los baños de sol ayudan a destruir esos químicos, tales como el plomo, mercurio, cobalto, manganeso, cadmio, fluoruro, benceno, y pesticidas; y aun ayuda en la eliminación de cuarzo y polvo de carbón.

Por ejemplo, el plomo fue eliminado dos veces más rápido de los cuerpos de animales que recibieron docificaciones de luz solar. El principio aquí es que la luz ultravioleta en el sol aparentemente aumenta el número de enzimas que eliminan los químicos tóxicos al metabolizarlos. Los rusos administran terapia solar diariamente a los mineros para ayudar a eliminar el carbón, el cuarzo, y otros polvos rocosos de sus pulmones.

Sin embargo, y extrañamente, mientras los niveles tóxicos de metales pesados y partículas rocosas son eliminados por el sol—la cantidad de minerales trazos en la sangre, se aumentan.

Un factor inusual que se manifestó en el curso de la investigación fue el descubrimiento de que animales de experimento recibiendo tratamientos de luz solar, experimentan una reducción de peso. Se piensa que ésto se debe a que la helioterapia aumenta la producción de la tiroide. El metabolismo basal corporal es así aumentado y más calorías son quemadas.

La luz solar llegando a la piel también aumenta el tono muscular, y ésto a su vez provocaría el uso de más calorías. La luz solar hasta ayuda en casos de partos. El Doctor Robert Bradley, un tocólogo de muchos años de experiencia, ha descubierto que las mujeres que obtienen terapia solar sobre todo el cuerpo en los meses previo al parto, fueron menos propensas a desgarrar en el parto. Encontró la piel como más flexible y menos frágil en el parto.

La Universidad de Illinois hizo una investigación en sus alumnos, y encontró que los que recibieron baños de sol regularmente, mostraron más interés en las clases, atendieron más regularmente, y estaban más atentos. F.A. Kummerow encontró que tratamientos de sol afectan favorablemente la mente y ayudan a balancear los impulsos estimuladores y depresivos de los nervios. Procura tú mismo un baño de sol y nota cómo tendrás un sentir general de bienestar y una perspectiva de la vida más positiva.

Para un hogar saludable, déjense entrar los rayos del sol. Ábrase las cortinas para dejar entrar el sol. Sí, eso pudiera desteñir la alfombra, pero los beneficios son mucho mejor que las pérdidas. La luz solar purifica el aire en el cuarto. El normal intercambio de la corriente llevará ese aire hacia la parte norte de la casa y ayudará a purificar los cuartos. ¿Sabías que los pacientes en hospitales tienden a recuperar más rápido cuando se encuentran en cuartos de la parte norte? Dejad que entre el sol en vuestra casa, en cuanto sea posible, y abrid las puertas entre los diferentes cuartos, para que su influencia tranquila y salutífera penetre la casa.

Los cuartos pueden parcialmente ser purificados por la luz solar (luz reflejada desde el cielo) entrando por las ventanas.

¿Cómo obtener suficiente sol?

No por períodos muy largos, y tan a menudo como sea posible, es la mejor fórmula. El Doctor Zane Kime, cuyo libro, Sunlight, es un clásico en la materia, escribió ésto:

Si se recibe demasiada luz solar, puede ejercer un efecto de sequedad, y ocasionalmente puede haber una piel seca y desconcheada. La exposición al sol debiera ser progresiva, empezando con sólo unos cuántos minutos por día. Si los tejidos de la piel están saturados con las necesarias vitaminas, el sol no envejecerá la piel, sino que la embellecerá.— Sunlight, página 89

En la página 267 de ése libro, se encontrará un listado de muchas enfermedades humanas que el sol puede ayudar a curar.

Aquí hay otra importante cita del libro del Doctor Kime:

La nutrición y la luz solar están íntimamente relacionadas. Al llegar a la piel, el sol puede producir ciertas hormonas y nutrientes como la vitamina D. A menos que se tenga una dieta apropiada, el sol ejercerá un efecto perjudicial sobre la piel. Ésto debe enfatizarse: Los baños de sol son peligrosos para los que llevan una dieta americana standard de mucha grasa, o no consumen una abundancia de vegetales, granos integrales, y frutas frescas. Aquellos que usan una dieta standard de mucha grasa, debieran evitar los rayos del sol y protejerse del mismo; pero, al mismo tiempo, sufrirán las consecuencias de tanto la dieta de mucha grasa, y de la deficiencia causada por falta de los rayos solares.—Zane Kime, Sunlight, página 117

Y ¿que del cáncer de la piel?

(1) Si no se tiene una dieta saludable, y (2) si se está recibiendo demasiada luz solar sobre la piel, las posibilidades de contraer cáncer de la piel son mayores.

Afortunadamente, de todas las malignidades que plagan a la humanidad, el cáncer de la piel es la más fácil de detectar y eliminar. En relación a lo frecuente de los casos, existen menos muertes de cáncer de la piel que de cualquier otro tipo de carcinoma.

Pero, en vista de las ventajas y peligros de baños solares, ¿cuál es la mejor manera de obtenerlos? ¿Cuánto tiempo debiéramos exponernos al sol, y cuán a menudo? He aquí algunas sugerencias:

Algunos son más sensibles a los rayos solares que otros. Se queman más rápidamente. Tales individuos debieran tomar menos tratamientos solares cuando empiezan, y nunca hacerlo en intervalos muy prolongados. Otros pueden obtener exposiciones de mayor extensión. Gente de piel oscura necesitará tomar más tiempo en el sol para poder conseguir lo suficiente. Entre más alto en el cielo esté el sol, más fuertes serán sus rayos. En los meses invernales, se recomienda que el sol se tome como a mediodía, siendo que se encuentra más bajo en los cielos invernales, a esta hora del mediodía es cuando más rayos purificadores enviará al cuerpo. En el verano, existe una más amplia extensión de horas de las cuales seleccionar. Téngase en mente que entre más alto se encuentra el sol en el cielo, más rayos ultravioletas enviará al cuerpo. Y esos son los rayos que purifican; pero son también los rayos que pueden causar quemaduras. Recuérdese también la latitud. Entre más al norte se vive, más bajo en el cielo se encuentra el sol a mediodía. La gente se quema más rápidamente en la playa que en casa. Ésto se debe a que los rayos solares realizan un efecto reflejo del sol. (La nieve refleja el 85% de la ultravioleta; arena seca el 17%, agua 3-5%, y la grama el 2.5%.) La piel mojada se quema más rápidamente que la piel seca.

Muchas de las drogas, cosméticos y jabones que la gente usa, tienden a sensibilizar la piel de modo que la quemadura puede ocurrir más fácilmente. Otro problema trata con las lociones para quemaduras de sol. Éstas frecuentemente tienden a bloquear los rayos del sol, y ésto no es recomendable.

Tómense baños de sol directamente debajo del mismo, sin vidrios o plásticos entre medio. Estése regularmente en el sol; recomendablemente en horas siempre regulares. Sea cuidadoso en tomar el tiempo con el reloj. Establézcase en cada persona que se desea, un programa balanceado y regular de helioterapia, no tan sólo una bronceada de la piel. Como dijimos anteriormente: Tomad baños de sol con frecuencia, pero no por extensiones prolongadas. Éste es un ideal que no siempre se podrá alcanzar. Pero tal programa, combinado con una buena dieta, porporcionará la necesaria curación solar, con poca posibilidad de contraer cáncer de la piel.

En el primer día, empiécese con no más de dos minutos de un lado, y después extiéndase el tiempo. Hágase así cada día, cada otro día, o tan a menudo como sea posible. Advertencia: La luz solar es relajante, no se duerma durante la terapia.

Si se puede hacer, constrúyase una “solarium” (cuarto de tomar sol) no costoso donde se puedan tomar baños de sol en privado. De esta manera, cada baño solar traerá la curación, purificación, y la fortaleza a una parte más amplia del cuerpo que de otra manera no se pudiera.

La carotena y la vitamina A en la dieta, y las frutas frescas y vegetales frescos, mientras que cuidadosamente se evitan las grasas libres (grasa, aceite, etc.) ayudarán a proteger de los efectos negativos del sol.

¿Pueden utilizarse lámparas de luz artificial?

Sólo si no existe absolutamente manera alguna de poder recibir directamente los rayos del mismo sol. Nunca se compre o use una lámpara de sol que produce rayos ultravioletas con frecuencias más bajas que los 290nm. (Sólo unas pocas firmas producen lámparas de sol con frecuencias radioactivas no perjudiciales—-por encima de los 290nm.

Si se usan las lámparas de sol, úsense siempre las gafas protectoras para cuidar la vista, y actúese con rapidez, rotándose delante del foco. Lámparas solares son peligrosas—¡téngase cuidado!

Si se puede, cómprense ventanas tipo ultravioleta, que dejarán entrar los rayos ultravioletas del sol. Aparentemente, este nuevo producto es útil. Los cielos nublados sólo filtran como el 20% de los rayos ultravioletas, de modo que tales ventanas harían posible un baño de sol a pesar de que haya una tormenta de nieve.

La luz solar es una de las grandes bendiciones dadas por Dios. Deja que te ayude a tí y a tu familia cada día, y agradécele por tan maravilloso don.

Principios adicionales

Los cuartos no expuestos a la luz solar y al aire, se humedecen. Las camas y las sobrecamas, también se humedecen, y la atmósfera en tales cuartos es venenosa, porque no ha sido purificada por la luz y el aire. Varias enfermedades han sido causadas por dormir en estos apartamentos modernos y destructores de la salud. Los dormitorios, especialmente, debieran estar bien ventilados, y la atmósfera resultar sana a causa del aire y la luz solar. Las ventanas debieran permanecer abiertas varias horas al día, las cortinas puestas a lado, y el cuarto cabalmente aereado. Nada debiera permanecer, aun por un corto tiempo, que destruya la pureza de la atmósfera.—How to Live, p. 62-63

La vida al aire libre es buena para el cuerpo y la mente. Es la medicina que Dios ha diseñado para la restauración de la salud. El aire puro, el agua limpia, la luz del sol, y los hermosos parajes naturales son sus medios para devolverle la salud al enfermo, en armonía con la naturaleza. El acto de recostarse a la luz del sol o bajo la sombra de los árboles es más valioso que la plata y el oro para el enfermo.—Testimonios para la Iglesia, tomo 7, p. 85

El cuarto de huéspedes debe recibir tanta atención como los demás cuartos dispuestas para el uso constante. Como los demás dormitorios, debe tener aire y sol, y medios de calefacción para secar la humedad de que adolece todo cuarto que no está en uso constante. El que duerme en un cuarto sin sol, o que ocupa una cama que no esté bien seca y aireada, arriesga su salud y acorta su vida.— El Ministerio de Curación, p. 208

Si aquellos que están sanos necesitan la bendición de la luz solar y aire puro, y necesitan practicar los hábitos de limpieza para poder permanecer sanos, los enfermos están aun en mayor necesidad de lo mismo en proporción a su debilitada condición.— How to Live, p. 60

Si deseáis que vuestros hogares sean dulces y acogedores, iluminadlos con aire y sol. Quitad las pesadas cortinas, abrid las ventanas y las celosías, y disfrutad de la rica luz del sol, aun a costa del color de las alfombras.—Testimonios para la Iglesia, tomo 2, p. 467

Si las ventanas son libradas de las persianas y las pesadas cortinas, y se le permite libre entrada al sol y al aire en los oscuros cuartos, se vería un cambio positivo en la salud mental y física de los niños. El aire puro tendría una influencia vivificante sobre ellos, y el sol que lleva curación en sus rayos, tranquilizaría y alegraría, y los haría felices, gozosos, y sanos.— Healthful Living, p. 229

Ejercicio, y el uso libre de aire y luz solar daría vida y fortaleza a muchos demacrados inválidos.— Our High Calling, p. 223

Lecciones espirituales

Dios desea que su pueblo sea como la luz del sol. Ellos han de ser la luz del mundo. Han de regocijarse en su salvación, y compartir las gloriosas noticias de liberación con todas las personas a su alrededor.

Es la diaria consagración lo que da inicio a esta experiencia. Jesús está llamándonos a realizar ésto diariamente, a renovar nuestro pacto con Él.

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. (Romaos 12: 1)

Es el ministerio abnegado hacia los demás, lo que hace la diferencia entre el cristiano y el mundano.

…y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. (Mateo 20: 27-28)

Jesús dijo:

Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve. (Lucas 22: 27)

La luz solar en la vida del cristiano significa amar a Dios y vivir para ayudar y bendecir a otros. También significa alabar a Dios de todo corazón y alma.

Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre. (Hebreos 13: 15)

La luz del sol nunca cesa, pero las nubes a veces nos impiden verla. Sea también contínua nuestra alabanza a Dios.

Bendeciré a Jehová en todo tiempo; Su alabanza estará de continuo en mi boca. (Salmo 34:1)

Cada día te bendeciré; y alabaré tu nombre eternamente y para siempre. (Salmo 145:2)

Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. (1 Tesalonicenses 5: 18)

¡Qué manera maravillosa de vivir! Siempre viviendo en la luz de la gloria de Dios; siempre compartiendo la luz solar a los que nos rodean.

Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. (Filipenses 4: 6)

Cuando la rayos solares de alabanza no están presentes, caemos en la duda, el descontento, y las tinieblas.

Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. (Romanos 1: 21)

Ya sea en la calle, en el comercio, o en la iglesia, alabemos siempre al Señor.

De ti será mi alabanza en la gran congregación; Mis votos pagaré delante de los que le temen. (Salmo 22: 25)

Alabamos a Dios al decir a otros cuán bueno Él ha sido con nosotros, y al compartir las bendiciones y protección que nos ha dado.

Venid, oíd todos los que teméis a Dios, Y contaré lo que ha hecho a mi alma. (Salmo 66: 16)

En Jehová se gloriará mi alma; Lo oirán los mansos, y se alegrarán. (Salmo 34: 2)

En cada lugar y por cualquier medio, alabad al Señor.

Alabad al Señor. Alabad a Dios en su santuario: alabadle en el firmamento de su poder. Alabadle por sus poderosos hechos: alabadle según su excelente grandeza. Todo lo que tenga vida alabe al Señor. Alabad al Señor. (Salmo 150:1, 2, 6)

Esparcid la luz del sol.

De edad en edad, a través de las edades y toda la eternidad, el pueblo de Dios le alabó y le alabará con canto y regocijo.

¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra?… Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios? (Job 38: 4, 7)

Entonces cantaron Moisés y los hijos de Israel este canto al Señor… El Señor es mi fortaleza y mi canto, y Él es mi salvación… y lo exaltaré. (Éxodo 15: 1-2)

Servid a Jehová con alegría; Venid ante su presencia con regocijo. (Salmo 100: 2)

Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría. (Judas 1:24)

 

 

Comentarios de Facebook

2 Comentarios

  1. Anonimo Anonimo

    Hola muy buena información gracias, pero no hay en Internet información sobre los beneficios que da la luz solar a la diabetes…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *